Saltar al contenido

Marketing social y responsabilidad social

enero 11, 2023
Marketing social y responsabilidad social

Definición de responsabilidad social

El marketing social es un concepto de marketing que sostiene que una empresa debe tomar decisiones de marketing teniendo en cuenta no sólo los deseos de los consumidores y las necesidades de la empresa, sino también los intereses a largo plazo de la sociedad.

El concepto de marketing social sostiene que la tarea de la organización consiste en determinar las necesidades, deseos e intereses de un mercado objetivo y proporcionar las satisfacciones deseadas de forma más eficaz y eficiente que los competidores, de manera que se preserve o mejore el bienestar tanto del consumidor individual como de la sociedad en general. Por lo tanto, los profesionales del marketing deben esforzarse por satisfacer las necesidades y deseos de sus mercados objetivo de forma que se preserve y mejore el bienestar de los consumidores y de la sociedad en su conjunto. [1] Está estrechamente vinculado a los principios de responsabilidad social de las empresas y de desarrollo sostenible.

El marketing social puede definirse como un “marketing con una dimensión social o un marketing que incluye criterios no económicos”[1]. El marketing social “se preocupa por los intereses de la sociedad a largo plazo”[2]. Se trata de “los beneficios directos para la organización y los beneficios secundarios para la comunidad”[3]. El marketing social distingue entre la satisfacción inmediata del consumidor y los beneficios sociales y para el consumidor a más largo plazo. Así, Andreas Kaplan define la gestión social como “la gestión que tiene en cuenta el bienestar general de la sociedad además de consideraciones de mera rentabilidad”[4] Se trata de un concepto tridimensional del marketing: bienestar social, bienestar individual y beneficio de la organización.

  Estudiar marketing digital en quito

¿Por qué las empresas tienen responsabilidades sociales?

El marketing social es un concepto de marketing que sostiene que una empresa debe tomar decisiones de marketing teniendo en cuenta no sólo los deseos de los consumidores y las necesidades de la empresa, sino también los intereses a largo plazo de la sociedad.

El concepto de marketing social sostiene que la tarea de la organización es determinar las necesidades, deseos e intereses de un mercado objetivo y proporcionar las satisfacciones deseadas de forma más eficaz y eficiente que los competidores, de manera que se preserve o mejore el bienestar tanto del consumidor individual como de la sociedad en general. Por lo tanto, los profesionales del marketing deben esforzarse por satisfacer las necesidades y deseos de sus mercados objetivo de forma que se preserve y mejore el bienestar de los consumidores y de la sociedad en su conjunto. [1] Está estrechamente vinculado a los principios de responsabilidad social de las empresas y de desarrollo sostenible.

El marketing social puede definirse como un “marketing con una dimensión social o un marketing que incluye criterios no económicos”[1]. El marketing social “se preocupa por los intereses de la sociedad a largo plazo”[2]. Se trata de “los beneficios directos para la organización y los beneficios secundarios para la comunidad”[3]. El marketing social distingue entre la satisfacción inmediata del consumidor y los beneficios sociales y para el consumidor a más largo plazo. Así, Andreas Kaplan define la gestión social como “la gestión que tiene en cuenta el bienestar general de la sociedad además de consideraciones de mera rentabilidad”[4] Se trata de un concepto tridimensional del marketing: bienestar social, bienestar individual y beneficio de la organización.

  La evolucion del marketing

Compromiso social

ResumenLa función del marketing ha sido reconocida desde hace mucho tiempo por su capacidad para resolver problemas. En este comentario, nos basamos en los fundamentos de la resolución de problemas del marketing para argumentar que está bien preparado para resolver algunos de los problemas más acuciantes de la sociedad, desde el cambio climático hasta el hambre y la nutrición, pasando por la pobreza y la prosperidad humana. Identificamos y explicamos tres fuerzas críticas que hacen que el marketing socialmente responsable sea más necesario que nunca. En primer lugar, el mercado, compuesto por consumidores e inversores, exige cada vez más un marketing socialmente responsable a través de respuestas que incluyen el comportamiento de compra, las preferencias declaradas, la formación de relaciones y la lealtad, y la valoración de productos de inversión socialmente responsables. En segundo lugar, la práctica empresarial adopta cada vez más la responsabilidad social y ha obtenido beneficios tangibles para el cliente y el rendimiento de esas prácticas. En tercer lugar, los sistemas políticos y reguladores que, de otro modo, podrían apoyar el bienestar humano y medioambiental, sufren una creciente disfunción e inacción. En conjunto, vemos un papel necesario y productivo para el marketing socialmente responsable y su probada capacidad para resolver problemas.

Responsabilidad comunitaria

La responsabilidad social de las empresas (RSE) es un modelo empresarial autorregulado que ayuda a una empresa a ser socialmente responsable ante sí misma, sus partes interesadas y el público.  Al practicar la responsabilidad social corporativa, también llamada ciudadanía corporativa, las empresas pueden ser conscientes del tipo de impacto que están teniendo en todos los aspectos de la sociedad, incluidos el económico, el social y el medioambiental.

  Estrategia de marketing para startups

La responsabilidad social de las empresas es un concepto amplio que puede adoptar muchas formas según la empresa y el sector. A través de programas de RSC, filantropía y voluntariado, las empresas pueden beneficiar a la sociedad al tiempo que impulsan sus marcas.

Para que una empresa sea socialmente responsable, primero tiene que rendir cuentas ante sí misma y sus accionistas. Las empresas que adoptan programas de RSE a menudo han hecho crecer su negocio hasta el punto de poder retribuir a la sociedad. Por eso la RSE suele ser una estrategia de las grandes empresas. Al fin y al cabo, cuanto más visible y exitosa es una empresa, más responsabilidad tiene de establecer normas de comportamiento ético para sus pares, la competencia y la industria.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad